ARGUEDAS, IDENTIDAD Y NACION. Vicente Otta Rivera (*)

“Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como un demonio feliz habla en cristiano y en indio, en español y en quechua”

J.M Arguedas

 

Entre el año 1933 que publica su primer cuento, Warma Kuyay (Amor de niño) y 1969, en que escribe El zorro de arriba y el zorro de abajo, novela póstuma que publica la editorial Losada en 1971, Arguedas desarrolla 36 años de una actividad creativa múltiple. No solo literaria. Promotor y difusor cultural, articulista, estudios antropológicos, recopilador de canciones y cuentos; en fin, variado e intenso trajín estrechamente vinculado a la defensa y la promoción de los pueblos y culturas del ande. Esta rica y compleja actividad mantiene aun muchos temas por estudiar y valorar.

El Arguedas literato terminó subsumiendo a los otros Arguedas. Conspira contra la revaloración de su obra los prejuicios de los intelectuales y académicos peruanos y latinoamericanos, que formados en los parámetros del racionalismo euro céntrico, se resisten a ver una poética que rompió con los convencionalismos del academicismo occidental; que por imperio de su necesidad creativa instituyó una obra con epistemología autónoma recogiendo los saberes de racionalidades y cosmovisiones diferentes a lo reconocido oficialmente. La aceptación de la multiversidad y diferentes epistemologías, cada vez más amplios en el mundo intelectual actual, hace creciente la valoración y estudio de otros aspectos y temas de la creación arguediana. Es un lugar común advertir que el itinerario creativo de Arguedas se asemeja a los círculos concéntricos que hace una piedra al sumergirse en un estanque de agua.

De historias tejidas sobre la vida de pequeños pueblos y comunidades andinos (Warma Kuyay, Los escoleros) se va ampliando a historias y espacios mayores: provincial, regional y finalmente nacional y su imbricación con los fenómenos internacionales. Yawar fiesta, ambientada en Puquio, capital de la provincia de Lucanas, departamento de Ayacucho; Los ríos profundos en Abancay, capital de la actual región Apurìmac, y Todas las sangres en el ámbito de toda la región Apurimac y sus vínculos económicos, financieros y políticos con Lima y los intereses transnacionales, y finalmente El Zorro de arriba y el zorro de abajo, ambientado en Chimbote, ciudad-puerto costero, surgida vertiginosamente con una actividad económica estrechamente conectada al flujo económico-financiero mundial, como es la explotación de la harina de pescado. Este proceso puede ser visto como un aprendizaje. De historias y escenarios reducidos y sencillos a escenarios amplios y complejos, que implican un mejor dominio de instrumentos, técnicas y métodos de trabajo. Mayor oficio literario, en suma.

Seguir esta ruta, no solo le permitió optimizar su desempeño como narrador, le llevó a un conocimiento rico y profundo del Perú. Ver y sentir todas sus sangres, climas, animales, vegetales, geografía. En fin, podríamos decir con justicia que nada del Perú le fue ajeno. Podemos atribuirle el método de conocimiento que él consideraba como más valioso y que está presente en la referencia que hace del mismo en la siguiente cita: “¡…Es bien distinto a nosotros! Su inteligencia (se refiere a Alejandro Carpentier) penetra las cosas de afuera adentro, como un rayo; es un cerebro que recibe lúcido y regocijado, la materia de las cosas, y él las domina. Tú también Juan (Rulfo), pero tú de adentro, muy de adentro, desde el germen mismo; la inteligencia está; trabajó antes y después”. Primer diario, 11 de mayo, El zorro de arriba y zorro de abajo.

Este profundo conocimiento de nuestro país, al producirse en una persona dotada de excepcional sensibilidad y curiosidad gnoseológica, permitió una aproximación de mucha cercanía y enfoque múltiple, y lo que es más importante, vivo y dinámico. De ahí que Arguedas se convirtiese en una especie de cordón umbilical entre las sociedades andinas y criollas, y entre la sociedad humana y la naturaleza. Logró mantener, “a pesar” de su aprendizaje de las técnicas occidentales, (“Aprendo ya la lengua de Castilla, entiendo la rueda y la máquina, poema-canción a T. Amaru) el substrato andino logrado en su primera infancia amamantada por el ocllo indígena, de los que bebió su ternura y sus conocimientos. Su visión y sentimiento cósmico de la vida se mantuvieron incólumes.

EL PULSO VITAL DE LA MODERNIZACION

No son pocos los que han querido fijar a Arguedas como indigenista. Sin duda el más ilustre y laureado escritor que ha pretendido endosar esta definición al escritor andahuaylino ha sido Mario Vargas Llosa, quien para dar visos de rigor a este despropósito escribió un libro de ensayo bastante extenso, La utopía arcaica, en el año 1996. De acuerdo a lo mencionado anteriormente, el itinerario de la creación arguediana, que transcurre del interior del país a la capital, del mundo rural- indígena al mundo urbano-criollo, marca el flujo de una dinámica que implica tránsito y tensión entre la tradición y la modernidad.

Esta tensión atravesada por las contradicciones entre los cambios y permanencias en lo económico, social y sobre todo cultural, es lo que caracteriza toda la obra que sustenta el horizonte creativo de Arguedas. Arguedas no solo era consciente del proceso modernizador en curso, sino que seguía su evolución de manera atenta. Sus trabajos sobre el mestizaje (fenómeno que caracteriza como hecho cultural, esencialmente), sobre las comunidades en el valle del Mantaro (donde observa las transformaciones que producía la penetración de las relaciones mercantiles), y de modo especial los cambios en las letras, melodías e instrumentos en la música indígena y el huayno en particular, no son otra cosa que un minucioso seguimiento de las transformaciones que el mercado y las relaciones salariales venían produciendo en el conjunto de la sociedad peruana. Registraba la forma peculiar con que se abría paso el proceso de modernización del país. Lo que estaba en discusión para Arguedas, era la aculturación que este proceso podría implicar, hecho al que se oponía decidida y abiertamente. Toda su vida y su obra estuvieron al servicio de la construcción de una patria de todas las patrias (todas las sangres, le llamó él), en que convivieran y se integraran los mundos indígena y occidental, con lo mejor que cada uno podía y tenía que aportar.

Desde su punto de vista, la modernización no tenía que significar la renuncia del mundo indígena al valioso patrimonio cultural y social que había acumulado en milenos de existencia. “El otro principio fue el de considerar al Perú como una fuente infinita para la creación… En técnica nos superarán y dominarán, no sabemos hasta qué tiempos, pero en arte podemos ya obligarlos a que aprendan de nosotros”, Palabras de Arguedas en el acto de entrega del premio “Inca Garcilaso de la Vega”, (el actual boom gastronómico, el auge de la cumbia andina, entre otros fenómenos culturales, son expresiones directas de esta afirmación). Este era el tema que preocupaba al creador de Todas las sangres. Solamente los euro centristas consumados (extranjeros en su propio país los denominaba el novelista), podían asumir que la modernización significaba, simple y llanamente, la asunción de las técnicas, epistemología, artes y valores de occidente, asumiendo que los saberes y creaciones de los pueblos indígenas tenían que ser desechados, en tanto eran cosas anacrónicas, inútiles y de mal gusto.

PREFIGURANDO EL NUEVO PERU

La migración interna es el fenómeno social trascendental del siglo XX peruano, la fuerza que determina los rasgos sustantivos de la modernización del Perú actual. A despecho de las arbitrarias afirmaciones de Vargas Llosa y los acólitos que le quedan, Arguedas percibió el sentido y las implicancias de la migración andina y las nuevas formas urbanas que ésta inducía (formación de las barriadas). En un artículo publicado el año 1961, dice: “…En la peor barriada de Lima hay algo que no existe en la mayor parte de los pueblos y aldeas desde los cuales ha emigrado a Lima especialmente el campesino andino: la posibilidad de la emergencia, del ascenso, de la promoción. La organización que se mantiene congelada en las provincias andinas, no solo han sumido en una miseria espantosa al campesino…” “Para el indio, el llaccta runa, y aun para el mestizo pobre, el porvenir está cerrado en esos pueblos con una cortina de acero e infierno.

Esa imposibilidad de ascenso compromete aun a las clases más altas que el mestizo pobre”. El Perú y las barriadas, artículo publicado en el diario expreso, Lima 24 de octubre de 1961. La interpretación de las causas y motivaciones de la migración están completamente clarificados. En el haylli taki (himno canción) a Túpac Amaru, excepcional documento literario, sociológico y político, escrito originalmente en quechua, Arguedas expresa de modo resumido su visión y aspiración frente a la migración y sus potencialidades.

“¡SOMOS AÚN, VIVIMOS! (KACHKANIRAQMI)

“Estoy en Lima, en el inmenso pueblo, cabeza de los falsos wiraqochas. En la Pampa de Comas, sobre la arena, con mis lágrimas, con mi fuerza, con mi sangre, cantando, edifiqué una casa. El río de mi pueblo, su sombra, su gran cruz de madera, las yerbas y arbustos que florecen, rodeándolo, están, están palpitando dentro de esa casa; un picaflor dorado juega en el aire, sobre el techo… Al inmenso pueblo de los señores hemos llegado y lo estamos removiendo. Con nuestro corazón lo alcanzamos, lo penetramos; con nuestro regocijo no extinguido, con la relampagueante alegría del hombre sufriente que tiene el poder de todos los cielos, con nuestros himnos antiguos y nuevos, lo estamos envolviendo.

Hemos de lavar algo las culpas por siglos sedimentadas en esta cabeza corrompida de los falsos wiraqochas, con lágrimas, amor o fuego. ¡Con lo que sea! Somos miles de millares, aquí, ahora. Estamos juntos; nos hemos congregado pueblo por pueblo, nombre por nombre, y estamos apretando a esta inmensa ciudad que nos odiaba, que nos despreciaba como a excremento de caballos. Hemos de convertirla en pueblo de hombres que entonen los himnos de las cuatro regiones de nuestro mundo…”, Haylli-taki. A nuestro padre creador Túpac Amaru. Himno-canción. (Poesía, Ediciones Salqantay), Lima, 1962.

¿No se ha cumplido acaso gran parte de estos sueños predictivos? Comas, los conos y toda la ciudad de Lima, se han convertido en un espacio tomado y reconquistado por los migrantes de los cuatro Suyos. Dificultades de espacio nos obligan a citar de modo breve la novela El zorro de arriba y el zorro de abajo. Como es conocido, esta obra se inspira en hechos y personajes escenificados en Chimbote. Ciudad bizarra, excepcional por su nacimiento y desarrollo. La palabra híbrido la inventaron los griegos pensando en esta inmensa ciudad-barriada, que pasó de 10 mil habitantes a mediados del cincuenta, a 100 mil a mediados del sesenta. Con una migración aluvional de gentes de todas partes del país, con presencia mayoritaria de los andinos.

Esta mescolanza magmática y caótica, fue el laboratorio en que se prefiguró el nuevo Perú. Arguedas, que empezó realizando un estudio antropológico por encargo del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Agraria, se percató del excepcional material que presentaba la eclosión social y cultural de la ciudad-barriada y decidió escribir una novela. Inicialmente la iba a llamar “Harina mundo”, pero finalmente optó por El zorro de arriba…, precisamente por las implicancias de mestizaje y abigarradas tensiones culturales, que dado su carácter caótico y compulsivo él lo denominó “mamarracho”. Es a partir de esta extraordinaria experiencia que Arguedas precisa su percepción sobre el futuro de las migraciones, el mestizaje y el rostro que asumirá el Perú nuevo que se abrirá con el ciclo de la “calandria de fuego…”, que presume no alcanzará a ver.

Cuarenta años después de creada esta novela y de su desaparición física, el Perú se ha convertido en un gigantesco Chimbote, se ha andinizado (cholificado en la expresión acuñada por Quijano) y el predominio del mestizaje cultural es evidente. Las tendencias y signos que había expresado en su haylli taki a Túpac Amaru, van a verse realizados en sus aspectos sustanciales.

La evolución y los cambios de la música indígena-campesina, la histórica presencia de Flor Pucarina y El Jilguero del huascarán, pasando por Chacalón y la nueva crema, los Shapis, de Chapulín el dulce, el tekno-huayno de Sonia Morales y Dina Paucar, la poderosa resonancia de la cumbia andina de los hermanos Yaipén y del Grupo 5; la avasalladora impronta de los olores y sabores de la gastronomía provinciana y andina, jalonan el recorrido y los frutos de la migración, de la fusión de pueblos y costumbres, en resumen del proceso de la modernización en curso.

Esta modernización se encuentra en pleno proceso de cristalización en una identidad nacional en que lo provinciano y andino han impuesto un sello indeleble e inconfundible sobre el conjunto de la sociedad peruana, de la nueva nación peruana que se gesta en los últimos 50 años. Arguedas entrevió y acompañó este devenir como pocos. Por eso no es arbitrario considerar a Arguedas el cantor de la gesta nacional, de la modernidad peruana.

 

(*) Sociólogo por la Universidad Mayor de San Marcos, analista en diversos medios peruanos e internacionales

TODA LA EXPECTATIVA GENERADA EN EL PERÚ POR EL RETORNO DE UN GOBIERNO POPULAR, aquí reflejada en esta reunión de apoyo, debate y reflexión sobre el destino de nuestros pueblos de América, ligado a la salida de la trampa neoliberal.

“Lo que la gran mayoría nacional busca es la autoafirmación de su ser nacional, de su identidad andino-amazónica”

Triunfo de Pedro Castillo, avance de la República chola en el Bicentenario. Por Vicente Otta (*)

 

Dicen que ya no sabemos nada, que somos el atraso, que nos han de cambiar la cabeza por otra mejor… Dicen que algunos doctores afirman eso de nosotros; doctores que se reproducen en nuestra misma tierra, que aquí engordan o que se vuelvan amarillos. Que estén hablando, pues; que estén cotorreando si eso les gusta…

Carta a algunos doctores.

JM Arguedas

Hasta desde predios izquierdistas osan ningunear al candidato ganador de esta primera vuelta; ¿Alguien tiene argumentos válidos para desmerecer el triunfo de Pedro Castillo?

¿Todos somos ciudadanos?

La constitución de 1979, reconoce el quechua como idioma oficial y consagra el voto al analfabeto. En estos 50 años los ninguneados y oprimidos de siempre han tratado de lograr representación propia sin conseguirlo. La izquierda que se asume vocera y representante de las causas justas no ha terminado de profundizar raíces y comprender al mundo andino-amazónico, que es la sustancia del Perú.

La savia vital del Perú de todas las sangres que preconizaba Arguedas. De ahí su desubicación En 1990, un ingeniero de origen plebeyo y japonés derrota al aspirante a marqués, Vargas Llosa, el año 2000, un ciudadano de rasgos andinos pero barnizado en Oxford y USA obtiene la presidencia; el año 2006 y el 2011, un militar retirado de origen ayacuchano, cholo, es candidato presidencial y lo obtiene en el segundo intento. Previo cambo de su programa de la Gran Transformación por la Hoja de Ruta, que la gran burguesía le impone como condición presidencial.

Este recuento pretende graficar que, en los últimos 50 años, desde que se rompe el Perú oligárquico, se va organizando el país, que durante 350 años convivió como republica de indios y república de blancos, como una república de cholos. Que accede a ciertos derechos pero no termina de igualarse con los blancos, que ejercen el poder y el control del universo simbólico del país. Los gustos, las modas, lo light. Lo decente y políticamente correcto, lo decide esta clase. Por supuesto en función de los cánones occidentales, de matriz eurocéntrica. Este dominio de lo simbólico es lo que ni el velasquismo pudo modificar. Las mentalidades tienen un proceso de formación en periodos de muy larga duración, densidad compleja y reproducción permanente.

La izquierda peruana, que teóricamente es la llamada a dinamizar la subversión del dominio cultural eurocéntrico, que descalifica y hace escarnio de nuestra milenaria historia y sus extraordinarias conquistas, en no pocas oportunidades, comparte la mirada eurocéntrica y prejuiciosa contra nuestros pueblos y sus costumbres. Mira el Perú como vástago de la Lima criolla-señorial. La izquierda peruana, entre la ideología y lo étnico cultural Desaparecido Mariátegui y derrotada en ese período su propuesta teórica y política, se producen casi 40 años de hegemonía aprista en el campo popular. Sólo Arguedas mantuvo la vigencia del socialismo marxista y su vínculo profundo con el Perú, sus cambios y permanencias. La izquierda que se reorganiza en los años 60, al influjo de la revolución cubana y China, no logra retomar el camino de la praxis mariateguista.

Entre el dogma y la praxis, opta y se sumerge en el dogma. Hasta ahora cultivamos y cosechamos el fruto estéril del dogmatismo. Por eso la extrañeza y lejanía de lo andino-amazónico, por eso el servilismo a lo europeo, a lo limeño. Lo extranjero como sinónimo de superioridad y buen gusto. Nuestros referentes académicos, políticos y culturales son de sello anglosajón. Lo andino-amazónico, se desconoce o subvalora y menosprecia. Ideología sin sustento social ni experiencia colectiva, discursos autocentrados.

Una obra en busca de actor

Esta desubicación de la izquierda es tan marcada que sigue confundida respecto del contenido y apariencia de la lucha política social.

Lo que la gran mayoría nacional busca es la autoafirmación de su ser nacional, de su identidad andino-amazónica. Hace de este aspecto factor sustancial de su actividad social y cultural, y a partir de ahí su protagonismo político. Arguedas, que privilegió lo cultural en sus estudios teóricos y su práctica social, pudo entender no solo las características esenciales de la cosmovisión andina sino sus manifestaciones prácticas y su incidencia en la sociedad operante. Mientras la izquierda, ideologizada y desvinculada de la vida de los pueblos indígenas y mundo popular, se desenvuelve bajo parámetros ideológicos exclusivamente.

Las clases populares, tienen en la cuestión identitaria, en su mestizaje y andinidad, los ejes de actividad social, cultural y política. Pide y exige respeto y reconocimiento de su lengua, de su música y canto, de sus comidas y fiestas. De su color de piel y rasgos físicos. ¡Cómo todo esto no va a ser de primordial importancia! Esta situación ha devenido en un marcado desencuentro entre izquierda y mundo popular. Se transita por carriles diferentes; aunque parecen ir en la misma dirección, se camina a lugares distintos. Por eso, en 1990, 2000, 2006 y 211, la izquierda carecía de rumbo claro y terminó cada vez más reducida y marginal o como comparsa de proyectos nacionalistas de poco calado, que terminaron claudicando ante el sistema. La construcción del Perú de todas las sangres, del Estado Pluricultural y Descentralizado, sigue siendo una gran obra en busca de autor.

Con Perú Libre, un gran frente nacional para ganar la segunda vuelta y sacar al Perú de la crisis

La pandemia se ha convertido en plebiscito del modelo neoliberal. Ha mostrado la absoluta orfandad del Estado que mercantilizó las urgencias de la población. Salud, educación, vivienda, seguridad, dependen completamente de que haya o no dinero para comprarlas en el mercado. Los millones de pobres carecen de recursos para adquirirlo, por eso sobre ellos se abate la muerte y miseria y caen como moscas. La constitución de 1993, que consagró la desigualdad social extrema, también sembró y fertilizó la corrupción, vinculando a grandes empresarios mafiosos con militares y sistema judicial.

Dada la magnitud de la crisis, tan o más grave que la producida en la guerra con Chile, resolver la terrible crisis sanitaria y de alimentación y seguridad de la población exigirá un esfuerzo titánico, que excede a un partido o gobierno. Solo podrá salirse victorioso de esta hecatombe, si somos capaces de unir a las fuerzas políticas diversas, al gobierno y agentes privados, concentramos todas las fuerzas y sumamos energías por el Perú, como un solo puño.

Las fuerzas democráticas, progresistas y socialistas estamos llamadas a encabezar esta cruzada para reconstruir nuestra patria. Para eso la izquierda debe llegar al gobierno y ponerse al frente de esta tarea. Un gran frente nacional que aglutine a todos los peruanos de buena voluntad, ganemos gobierno y conjuremos la profunda crisis que nos abate. Rumbo a la Nueva República, al Estado Pluricultural y Descentralizado

 

(*) Sociólogo por la Universidad Mayor de San Marcos, analista internacional.

“La construcción del Perú de todas las sangres, del Estado Pluricultural y Descentralizado, sigue siendo una gran obra en busca de autor.”