Querido Enrique, tu apellido tiene resonancia de pueblo en italiano. Qué plaza más gigante te debemos en cada rincón de la patria para recordarte. Pero estás en los corazones, en el recuerdo de cada tango inmortal que suena solo, sí, solo, sin necesidad de radio ni nada.