PAPA FRANCISCO, setiembre de 2020. Mensaje a las Naciones Unidas. TRABAJAR JUNTOS PARA CERRAR LAS GUARIDAS FISCALES, EVITAR LAS EVASIONES Y EL LAVADO DE DINERO QUE LE ROBAN A LA SOCIEDAD. ES EL TIEMPO PROPICIO PARA REDISEÑAR LA ARQUITECTURA FINANCIERA INTERNACIONAL. DE UNA CRISIS NO SE SALE IGUALES.O SALIMOS MEJORES O SALIMOS PEORES.

"Si hay que privilegiar a alguien, que ese seal el más pobre"

Murió Juan Carlos Scannone, un "santo de al lado". Por Emilce Cuda (*)

Un grande de la Patria Grande nos deja. Juan Carlos Enrique Scannone, sacerdote jesuita, padre de la Filosofía de la Liberación latinoamericana y promotor de la Teología del Pueblo, falleció este 27 de noviembre, en San Miguel, Provincia de Buenos Aires, a los 88 años. Quien hoy es conocido en el mundo como el profesor del Papa Francisco, nació en Buenos Aires el 2 de septiembre de 1931 y tuvo brillo propio. Un porteño de ley, hijo único de madre viuda, que se crió en la calle Corrientes frente al teatro Opera, que llegó a estudiar en Europa con Karl Rahner, Max Muller y Paul Ricoeur, y que regresa a nuestra tierra a pensar la liberación a partir de la sabiduría popular, salió al mundo a dar razones de nuestro modo particular de ser pueblo y luchó en los espacios académicos por su unidad y liberación, incansablemente hasta su muerte.

Aunque formado en la filosofía europea, encontró en América Latina otra mediación para hacer teología: la cultura popular. Como sintetizador de la filosofía y la teología argentina, tradujo al mundo el pensamiento de Lucio Gera y Rodolfo Kusch.

Como filósofo de la liberación, tomó la realidad como punto de partida. Como jesuita, tuvo al evangelio como principio de discernimiento. Como filósofo del pueblo, fue el primero en enunciar la posición analéctica ante el conflicto social como lugar de constitución de las identidades. Como teólogo, propuso un método: preguntarse “por dónde pasa Dios hoy”, escuchando el lenguaje simbólico de Juan Pueblo, y buscando sapiencia donde otros solo ven ignorancia. Scannone dialoga en Europa con figuras como Emmanuel Levinas, Enrique Dussel, Juan Luc Marion, Hugo Rahner y Jean Ladriere.

Desarrolla el pensamiento latinoamericano de liberación junto a teólogos de la altura de Gustavo Gutiérrez, Peter Hunermann, Helder Cámara, Ignacio Ellacuría, Pedro Trigo, Juan Hernández Pico y Víctor Codina. Trabaja en Argentina con Lucio Gera, Amelia Podetti, Dina Picotti, Alberto Methol Ferre, Ricardo Ferrara, Roberto Walton, Carlos Cullen, Rodolfo Kusch, Mario Casalla, y Miguel Ángel Fiorito -“su maestro”. Se recibió de Licenciado y Profesor de Filosofía en la Facultad de Filosofía de la Universidad del Salvador en San Miguel.

Obtuvo su Licenciatura en Teología en la Universidad de Innsbruck, Austria, y su Doctorado en Filosofía en la Universidad de Múnich, Alemania. Recibió dos doctorados honoris causa: uno por la Universidad Católica de Córdoba en Argentina, y otro por la Universidad Sofia en Italia. Fue dos veces decano de la Facultad de Filosofía de la USAL, y luego profesor emérito. Como profesor invitado, dictó catedra en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y en las universidades de Frankfurt, Salzburgo, Viena, México, Chile, Múnich y Bruselas. En diálogo con intelectuales de universidades públicas y privadas de toda América Latina, Europa y Estados Unidos, fue abriendo camino para que la filosofía y la teología latinoamericana entrara en esos espacios.

En los últimos tiempos formó parte de distintos grupos de trabajo internacionales, interdisciplinarios e interreligiosos para impulsar el cambio de paradigma cultural propuesto por el magisterio del Papa Francisco. Integraba el histórico Grupo Farell, el grupo de trabajo CLACSO sobre Teología, Ética y Política, el de Cultura Popular de la Facultad de Teología de Villa Devoto, y el de Antropología Trinitaria del CELAM -institución de la cual era miembro consultor para el área de moral social. Participaba activamente de ASOFIL, y unas semanas antes de su accidente cardiovascular, había fundado en Rio de Janeiro, junto a prestigiosos teólogos de todo el continente, la red Eclessia en América para abrir el dialogo Norte-Sur después de Laudato Si. En los últimos anos tuvo un fuerte reconocimiento de universidades nacionales en Argentina, participando de debates y conferencias en Lanús, Lomas de Zamora, Jauretche y UBA.

Scannone fue un hombre incansable que trabajó sin parar, con claridad y lucidez hasta el último minuto. Podía mantener silencio en cuatro idiomas, lo que daba cuenta de su templanza. Se animaba a debatir todos los temas, y era siempre quien tiraba un cable a tierra cuando en el calor de la discusión las ideas superaban la realidad. Escuchaba y leía a todos sus discípulos, asistía a sus conferencias, se sentaba entre la gente, y tomaba nota. Era un hombre de una gran memoria, retenía tanto textos completos como detalles prácticos de la vida cotidiana, con una capacidad extraordinaria para captar lógicas extrañas casi de manera inmediata. En los viajes, cuando nos creíamos perdidos, el era el primero en orientarse y guiarnos, a nosotros, que creíamos cuidarlo…

Su obediencia a la Iglesia y al Papa era ejemplar, y no por eso dejaba de ser crítico. Como buen jesuita enseñaba a discernir de manera situada escuchando atentamente al pueblo. Ante la crisis, repetía que el Enemigo no es persona sino un sistema de relaciones injustas y, sin temor al conflicto, promovía la idea de un diálogo social como unión en la diferencia. Su pensamiento -que es el eco de muchos pensadores argentinos a quienes escuchaba-, está traducido a varios idiomas.

Los últimos años, con la llegada de Jorge Bergoglio al pontificado, sus viajes se multiplicaron exponencialmente. Cansaba el solo hecho de verlo de un lado al otro del mundo con su pequeña maleta en la mano, y su maletín cruzado en la espalda, donde cargaba su computadora. Era capaz de ir, con 87 años, de Roma a China y de China a Bello Horizonte, todo en una semana, sin parar y sin chistar, viajando en turista y haciendo la fila en los aeropuertos como uno más. Su agenda estaba completa hasta el 2022, pero advertía que mañana podría ya no estar, algo que no lo angustiaba porque tenia una fe inquebrantable. Gran intelectual, profesor y amigo, era sobre todo un verdadero ejemplo de contemplación en la acción que nos marcó un camino.

Scannone, uno de los santos de al lado, de los que habla el Papa Francisco. Entre sus obras más destacadas se pueden mencionar: Ser y Encarnación (1968), Teología de la Liberación y Praxis Popular (1976), Nuevo Punto de Partida de la Filosofía Latinoamericana (1990), Sabiduría Popular y Liberación (1992), Teología del Pueblo (2017).

(*) Teóloga, Doctora en Teología por la Pontificia Universidad Católica Argentina, donde obtuvo también el grado de Bachelor, y los posgrados de Licenciatura/ Magister en Teología Moral y de Profesora Universitaria de Filosofía, Teología, e Historia. Profesora-investigadora en el área de Teología Política en la Universidad Católica Argentina (UCA), en la Universidad de Buenos Aires (UBA)y en la Universidad Nacional Arturo Jauretche. Ha publicado Para leer a Francisco, Teologia, Etica y Politica; Ediciones Manantial, Buenos Aires, 2016.

Scannone: Lucio Gera y Rodolfo Kusch; Methol Ferré y Emmanuel Levinas. Enormes síntesis se le deben a este esencial teólogo que forjó unidades de pensamiento filosófico y teológico que iluminan Latinoamérica.

Emilce Cuda, teóloga argentina, analiza el pensamiento del Papa Francisco

¿Qué es la Teología del Pueblo? ¿Cuáles son los aportes del Papa Francisco a la humanidad, a partir de su propuesta de una Iglesia en salida?

El Papa durante el encuentro Nuevas formas de solidaridad, en el Vaticano.

El Papa se refirió a la necesidad de establecer nuevas reglas en el mundo para ir hacia una economía más justa y equitativa. Kristalina Georgieva escuchaba atentamente y a su turno, fue en similar dirección crítica sobre el capitalismo actual.

De la economía que mata a la economía solidaria del futuro. Jóvenes de todo el mundo se reúnen en Asís el 26 de marzo

Francisco invita a revisar esquemas a los jóvenes, aquellos que todavía pueden construir la economía del mañana. Una batalla estratégica.

Visión económica de Francisco. El Papa convoca a jóvenes emprendedorxs, economistas y empresarixs de todo el mundo para impulsar "una economía diferente".

Mensaje del Santo Padre Francisco para el evento "Economy of Francesco"

(Asís, Italia, 26-28 de marzo de 2020),

(Prensa Vaticana)11.05.2019

Del 26 al 28 de marzo de 2020, tendrá lugar en Asís, Italia, un evento titulado "Economy of Francesco", una iniciativa en la que están llamados a participar jóvenes economistas, empresarios y empresarias de todo el mundo. Publicamos a continuación el mensaje que el Santo Padre Francisco envía para esa circunstancia:

Mensaje del Santo Padre

A los jóvenes economistas, emprendedores y emprendedoras de todo el mundo

Queridos amigos, Os escribo para invitaros a una iniciativa que he deseado tanto: un evento que me permita encontrar a quienes hoy se están formando y están empezando a estudiar y practicar una economía diferente, la que hace vivir y no mata, que incluye y no excluye, que humaniza y no deshumaniza, que cuida la creación y no la depreda. Un evento que nos ayude a estar juntos y conocernos, que nos lleve a hacer un "pacto" para cambiar la economía actual y dar un alma a la economía del mañana. ¡Sí, necesitamos "re-animar" la economía! ¿Y qué ciudad es más adecuada para esto que Asís, que desde hace siglos es símbolo y mensaje de un humanismo de fraternidad? Si San Juan Pablo II la eligió como ícono de una cultura de paz, a mí también me parece un lugar inspirador de una nueva economía. Aquí, de hecho, Francisco se despojó de toda mundanalidad para elegir a Dios como la estrella polar de su vida, haciéndose pobre con los pobres, hermano universal. De su elección de pobreza brotó también una visión de la economía que sigue siendo muy actual. Puede dar esperanza a nuestro mañana, en beneficio no solo de los más pobres, sino de toda la humanidad. Es necesaria, efectivamente, para las suertes de todo el planeta, nuestra casa común, "nuestra hermana la madre tierra", como la llama Francisco en su Cántico del Hermano Sol. En la Carta Encíclica Laudato si ' subrayé que hoy más que nunca, todo está íntimamente conectado y que la protección del medio ambiente no puede separarse de la justicia para los pobres y de la solución de los problemas estructurales de la economía mundial. Por lo tanto, es necesario corregir los modelos de crecimiento que son incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente, la acogida de la vida, el cuidado de la familia, la equidad social, la dignidad de los trabajadores, los derechos de las generaciones futuras. Desgraciadamente, sigue sin escucharse la llamada a tomar conciencia de la gravedad de los problemas y, sobre todo, a poner en marcha un nuevo modelo económico, fruto de una cultura de comunión, basado en la fraternidad y la equidad, Francisco de Asís es el ejemplo por excelencia del cuidado de los débiles y de una ecología integral. Me vienen en mente las palabras que el Crucifijo le dirigió en la pequeña iglesia de San Damián: "Ve, Francisco, repara mi casa que, como ves, está toda en ruinas". Esa casa que hay que reparar nos concierne a todos. Se trata de la Iglesia, de la sociedad, del corazón de cada uno de nosotros. Se trata también cada vez más del medio ambiente que necesita con urgencia una economía saludable y un desarrollo sostenible que cure sus heridas y garantice un futuro digno. Frente a esta urgencia, todos, absolutamente todos, estamos llamados a revisar nuestros esquemas mentales y morales, para que puedan estar más en conformidad con los mandamientos de Dios y con las exigencias del bien común. Pero he pensado en invitar de forma especial a vosotros los jóvenes porque, con vuestros deseos de un porvenir hermoso y feliz, ya sois profecía de una economía que se preocupa por la persona y por el medio ambiente. Queridos jóvenes, sé que sois capaces de escuchar con el corazón los gritos cada vez más angustiosos de la tierra y de sus pobres en busca de ayuda y de responsabilidad, es decir, de alguien que "responda" y no dé la espalda. Si escucháis a vuestro corazón, os sentiréis portadores de una cultura valiente y no tendréis miedo de arriesgaros y de comprometeros en la construcción de una nueva sociedad. ¡Jesús resucitado es nuestra fortaleza! Como os dije en Panamá y escribí en la Exhortación apostólica post-sinodal Christus Vivit: "¡Por favor, no dejen que otros sean los protagonistas del cambio!" ¡Ustedes son los que tienen el futuro! Por ustedes entra el futuro en el mundo. A ustedes les pido que también sean protagonista de este cambio. [...] Les pido que sean constructores del mundo, que se metan en el trabajo por un mundo mejor "(No. 174). Vuestras universidades, vuestras empresas, vuestras organizaciones son canteras de esperanza para construir otras formas de entender la economía y el progreso, para combatir la cultura del descarte, para dar voz a los que no la tienen, para proponer nuevos estilos de vida. Mientras nuestro sistema económico y social produzca una sola víctima y haya una sola persona descartada, no habrá una fiesta de fraternidad universal. Por eso deseo encontrarme con vosotros en Asís: para promover juntos, a través de un "pacto" común, un proceso de cambio global que vea en comunión de intenciones no solo a los que tienen el don de la fe, sino a todos los hombres de buena voluntad, más allá de las diferencias de credo y de nacionalidad, unidos por un ideal de fraternidad atento sobre todo a los pobres y a los excluidos. Invito a cada uno de vosotros a ser protagonista de este pacto, asumiendo un compromiso individual y colectivo para cultivar juntos el sueño de un nuevo humanismo que responda a las expectativas del hombre y al plan de Dios. El nombre de este evento, "Economy of Francesco", se refiere claramente al Santo de Asís y al Evangelio que vivió en total coherencia también en ámbito económico y social. Nos ofrece un ideal y, de alguna manera, un programa. Para mí, que he tomado su nombre, es fuente continua de inspiración. Junto con vosotros, y por vosotros, lanzaré un llamamiento a algunos de los mejores cultores y cultoras de la ciencia económica, así como a los empresarios y empresarias que ya están comprometidos en todo el mundo con una economía que sea coherente con este marco ideal. Confío en que respondan. Y sobre todo confío en vosotros, jóvenes, capaces de soñar y listos para construir, con la ayuda de Dios, un mundo más justo y más bello. La cita es para los días del 26 al 28 de marzo de 2020. Junto con el obispo de Asís, cuyo predecesor hace ocho siglos, Guido, recibió al joven Francisco en su casa en su gesto profético de desnudez, espero recibiros yo también. Os espero y desde ahora os saludo y os bendigo. Y por favor no os olvidéis de rezar por mí.

Del Vaticano, 1 de mayo de 2019. Memoria de San José Obrero

FEBRERO 2020- Seminario "Nuevas formas de solidaridad": hablan el Papa Francisco, Georgieva, Guzmán

Grandes líneas de coincidencias surgen en el camino de Francisco

Entrevista en 2012, por el embajador Eduardo Valdés, a la actual embajadora argentina ante el Vaticano, María Fernanda Silva. Afrodescendencia, patriotas argentinos africanos o afrodescendientes, los avances en derechos que hacen que hoy muchos argentinos "descubran" lo que ocultó la historia oficial mitrista. Temas que desfilan en este trascendente reportaje en el histórico espacio televisivo Café Las Palabras.

El gobierno de Alberto Fernández designó embajadora ante el Vaticano. En esta charla con Eduardo Valdés ocho años antes, se pueden descubrir pistas de esa designación.

Los dos Papas (Netflix) El silencio del padre Luis Rafael Velasco. Por Aldo A Duzdevich (*)

La primera pregunta del lector será: ¿Quién es Velasco, en qué parte de la película aparece?. Una de las críticas más escuchadas sobre Jorge Bergoglio es que: “durante la dictadura no denunció públicamente las desapariciones”, “hizo silencio”, etc. Todo esto dicho sin mayor conocimiento del contexto histórico y de qué representaba en 1976/77 el provincial de los jesuitas Jorge Bergoglio. Cualquier periodista o ciudadano informado conoce hoy los nombres de Monseñor Oscar Ojea, Mario Poli, Hector Aguer, Tucho Fernandez y alguno más. Ojea es el Presidente de la Conferencia Episcopal, que vendría siendo vocero oficial de la Iglesia Católica, los demás son obispos con cierto renombre público, que cada tanto hacen una declaración sobre algún tema.

Pero, ¿alguien se preguntó alguna vez sobre el padre Luis Rafael Velasco?¿Qué dijo Velasco sobre el golpe en Bolivia?; o sobre la represión en Chile, o la muerte de Nisman. ¿Y sobre la megaminería? ¿Lo vieron en TN a Velasco? ¿En C5n? ¿La Paco Urondo lo entrevistó a Velasco?¿No resulta sospechoso tanto silencio de Velasco? Bueno, la verdad que no, porque hasta donde todos sabemos el padre Velasco pareciera ser un sacerdote sin demasiada exposición pública. Pues Luis Rafael Velasco es el actual Provincial de los Jesuitas, el mismo cargo que tuvo Jorge Bergoglio de 1973 a 1979. Yo no tengo el gusto de conocer al padre Velasco y le pido disculpas por el chiste. Pero le puedo aconsejar que si está pensando llegar a Papa, arranque con los pronunciamientos, porque cuando llegue a Roma deberá afrontar una horda de periodistas y escritores inquisidores que le van a facturar cada palabra o silencio de su vida.

Es equívoco trasladar sin contextualizar al Papa Francisco -antes el Cardenal Jorge Bergoglio-, a los años de la dictadura. Se confunde el rol de un superior de la orden Jesuita, con los niveles jerárquicos de la Iglesia Católica argentina. La Iglesia es gobernada por la Asamblea Episcopal donde participan todos los obispos (hoy son 104) que a su vez tiene una Mesa Ejecutiva. Los superiores de las congregaciones: Jesuitas, Dominicos, Salesianos, etc., no participan de la Asamblea y no tienen ni voz ni voto dentro de las decisiones de la Iglesia. Durante la dictadura hubo tres líneas en la Asamblea Episcopal: la pro-militar, los conservadores y los obispos progresistas, entre ellos Angelleli y De Nevares.

Los documentos que emitían recogían los planteos de los tres grupos, lo que daba por resultado textos con párrafos muy contradictorios entre sí. Pero la prensa autocensurada tomaba solo la parte ligth de los documentos y las declaraciones eran siempre las de Monseñor Tortolo y nunca las de Jaime De Nevares. El joven provincial de los jesuitas Jorge Bergoglio, era tan desconocido como lo es hoy Luis Rafael Velasco, pero además había elegido otro camino para oponer cierta resistencia a la dictadura.

Los Salvados por Francisco

En mi libro del mismo nombre, documenté 25 casos de personas a quienes Jorge Bergoglio protegió, escondió y/o ayudó a escapar del país. En muchos casos se expuso personalmente de forma imprudente o temeraria. En el testimonio en video cuyo link acompaña esta nota ( https://youtu.be/k94my3qBGRU), el militante de izquierda uruguaya Gonzalo Mosca, relata : “subí a su auto y me pidió que no mirase dónde me llevaba, recorrimos en la noche un camino esquivando controles policiales, entonces yo pensé ¿se habrá dado cuenta este curita del riesgo al que se está exponiendo”.

En otra oportunidad, a un joven lo vistió con ropa de sacerdote y le dio su DNI para que cruzara la frontera como Jorge Bergoglio. El tercer piso del Colegio Maximo de San Miguel se convirtió en el refugio seguro de jóvenes que “estaban realizando ejercicios espirituales” . Hacer estas cosas en plena dictadura no era un juego. Bergoglio ponía en riesgo su propia vida y la de quienes estaban a su alrededor. Entonces mientras más gente pensara que era un curita “medio derechoso en buena relación con el sector militar”, mejor. Esa fachada, esa máscara, era la mejor protección que podía tener para él y para quienes ayudaba. No era un hombre de izquierda, ni un militante político pero, puesto a decidir, actuó como el buen samaritano a riesgo de su propia vida. Todos hemos leído hasta el cansancio notas de prensa de izquierda o progresista criticando su rol durante la dictadura. Pero menos conocidas son las que recibió y recibe de parte de la ultraderecha del catolicismo.

Bergoglio : “Criptojudío, filomarxista, pro tercermundista y propagador de heterodoxias”

Antonio Caponnetto, director de la revista Cabildo, (vocero de derecha católica más recalcitrante) desde hace muchos años, se ocupa de calificar a Bergloglio como “colaborador del marxismo internacional”. O sea, el inverso de las acusaciones que recibe del progresismo.

En abril del 2006, luego del homenaje a los curas palotinos, en la Iglesia de San Patricio, que el Cardenal Bergoglio compartió con el entonces Presidente Nestor Kirchner; Caponnetto editorializó en Cabildo: “La mentira oficial, abocada a glorificar a los guerrilleros marxistas (...) ha recibido este Martes Santo de 2006 una nueva bendición del Cardenal Bergoglio. Angelelli, Mujica, las monjas francesas o los palotinos, integrantes todos de la nómina de "mártires" que el Cardenal considera beatificables sino canonizables, eran activos militantes de las bandas comunistas, traidores consumados a Cristo y a la Iglesia. Compañeros de ruta, socios y cómplices de los innúmeros crímenes cometidos por los rojos.” “La tenida de San Patricio fue una fiesta de la nueva y ficta historia oficial. La Iglesia deja de ser así "la basura" identificable con "la dictadura", poniéndose del lado de los marxistas, y llorando con ellos los comunes muertos de una guerra subversiva que supieron librar codo a codo”. “El miserable de Kirchner bien lo sabe. Por eso asiste a estas funciones de "su" iglesia católica, como asistió ayer a los sacrilegios del sodomita Maccarone, o a la toma de posesión de Romanín o a los despliegues patochescos del padre Pocho Brizuela. La Iglesia Clandestina es ahora, para Kirchner, su nueva madre y maestra. Y ella, como una barca invertida y maldita, lo recibe en su seno, le da la mano y lo acoge con holgura.” En mayo del 2010, también desde Cabildo, Caponnetto comentaba el libro “El Jesuita” de Rubin y Ambrogetti aparecido en esa fecha. “Son páginas sin desperdicio para medir el fondo del pecado y del temor servil al que ha llegado este desventurado pastor. Su afán de mostrarse colaboracionista del Marxismo alcanza aquí a su punto culminante. Porque esta es la tragedia veraz que no podrán seguir ocultando los artesanos del lavado de cerebro colectivo.” “Durante aquellos años, la patria argentina fue blanco de una guerra, declarada, conducida y financiada por el Internacionalismo Marxista, como parte del programa total de la Guerra Revolucionaria. En esa contienda, Bergoglio estuvo del lado de los enemigos de Dios y de la Patria.”(...) “Emocionada con los altos y muchos servicios que su amigo, el Padre Jorge, prestaba a la causa, Oliveira recuerda que no sólo puso el Colegio Máximo al servicio del ocultamiento de los zurdos, sino la misma Universidad del Salvador, pues “muchos nos fuimos a resguardar allí” (pág. 155). Ella, en efecto, dictaba Derecho Penal con Eugenio Zaffaroni, y “en sus clases hablaba con libertad”, analogando la “ley de ordalía” —que “los alumnos me decían que eso era horroroso”— “con lo que estaba pasando en el país” (pág. 155). Y como para que no queden dudas de su pensamiento Caponetto finaliza la nota afirmando que Bergoglio era: “Criptojudío, filomarxista, pro tercermundista y propagador de heterodoxias” Seguramente a pedido de sus lectores, en noviembre del 2010, Caponneto publicó su libro “ La Iglesia Traicionada” .

Según el comentario de Cabildo: “Contiene este libro, por un lado, un retrato duro pero veraz del Cardenal Jorge Mario Bergoglio. El autor no vacila en calificarlo como un pastor infiel a la Iglesia Católica. Mas llega a tan categórica conclusión con argumentos fundados y solventes, tomados en su totalidad del mismo itinerario del obispo, de su actuación pública llena de gravísimas heterodoxias, de sus declaraciones y conductas nutridas de errores y duplicidades, y de funestas contemporizaciones con los enemigos de la Fe Verdadera. Son muchos los motivos –y se verán en estas páginas– por los cuales el Cardenal Bergoglio puede y debe ser acusado de constituirse en un antitestimonio activo de la Realeza de Jesucristo."

Hasta el 2013 en que Bergloglio fue elegido Papa, las críticas públicas de la derecha clerical estaban reducidas a algunas expresiones minoritarias como las de Caponnetto y la revista Cabildo. Pero, los cambios por él iniciados en la Iglesia, sus fuertes definiciones en materia de política social, sus acciones y gestos contra sectores del poder económico concentrado, le han sumado rápidamente un coro de críticos y cuestionadores desde los medios masivos de prensa del establishment, dentro y fuera de país.

Bueno, como sucede muchas veces las criticas desde la izquierda le hacen el juego a la derecha. Usted, estimado lector de la Paco Urondo puede elegir desde qué lado criticar a nuestro Papa Francisco. Mientras tanto Velasco sigue en un mutismo inexplicable….Padre, espero tenga buen humor jesuita, si no, sumaré otra mancha más de las que cierran mi dudoso acceso al cielo.

 

(¨) Autor de Salvados por Francisco y La Lealtad-Los montoneros que se quedaron con Perón.

Netflix: Bergoglio en una extrapolación histórica

Entre los hechos reales y la ficción

“Los dos Papas” El día que Fernando Meirelles absolvió a Jorge Bergoglio. Por Aldo Duzdevich (*)

 

"La historia me absolverá”, pronunció Fidel Castro ante sus jueces el 16 de octubre de 1953. Setenta años después, en el mundo audiovisual en que vivimos, la frase bien podría recomponerse en: “un día Netflix me absolverá”.

Una producción artística de gran calidad

Confieso que la primera vez que vi la película Los dos Papas, me resultó muy agradable. Imposible negarse a la atracción de una producción artística de semejante calidad. El duelo de actuación de Anthony Hopkins (Benedicto XVI) y Jonathan Pryce (cardenal Jorge Bergoglio y Francisco) seguramente hará historia en el cine. Sin duda su director el brasileño Fernando Meirelles simpatiza mucho con las ideas y personalidad de nuestro Papa Francisco y lo hace saber.

La imagen de un cardenal Bergoglio, canchero, tanguero y futbolero, que dialoga sin perder la sonrisa con respuestas rápidas al borde de la ironía, nos gana el corazón argentino desde el primer instante. Para quienes no la vieron, la película reproduce un diálogo imaginario ( que nunca existió) entre el Papa Benedicto, que se quiere retirar, y Jorge Bergoglio que le lleva su renuncia como cardenal.

Hasta aquí mi opinión como simple espectador de cine.

Entre los hechos reales y la ficción

La historia novelada es muy atractiva y fácil de digerir; a diferencia de los libros de historia plagados de citas y referencias, y de extensas explicaciones sobre los hechos. En cambio la novela cinematográfica presenta historias simples que no requieran gran esfuerzo del comprensión al espectador.

Historias de buenos y malos; o de malos que se vuelven buenos o al revés, pero todo simplificado para el tele espectador. Pero, cuando al inicio de Los dos Papas se aclara “inspirada en hechos reales”, entonces, quienes nos dedicamos a investigar y escribir sobre hechos históricos nos asiste el derecho de confrontar el relato que concibió el guionista. Solo voy a referirme al tema que investigué y plasmé en mi libro “Salvados por Francisco”, sobre el rol de Jorge Berglogio durante la dictadura militar.

La supuesta culpa de Bergoglio que le impedía ser Papa

El guionista neozelandés Anthony McCarten seguramente buscó información en los medios argentinos sobre el pasado de Jorge Bergoglio y recogió la versión, repetida hasta el cansancio, por uno de los periódicos locales.

Entonces compuso a un Jorge Bergoglio, con pensamientos de derecha, que hace “desaparecer” los libros marxistas de las bibliotecas jesuitas, amigo del almirante Massera, que le gusta “tomar el té en el palacio de los dictadores”, que desprotege a sus amigos Orlando Yorio y Francisco Jalics y que los deja a merced de la represión. Pero que, a la vez, trata de proteger a los demás jesuitas y esconde sindicalistas en el Colegio Máximo e incluso ayuda algún prófugo a cruzar la frontera.

Esta culpa por su pasado, “la noche oscura del alma” es lo que (según el guión) impide al cardenal Bergoglio aceptar la propuesta que le hace Benedicto de ser el nuevo Papa.

En el minuto 69 de la cinta, el Bergoglio que hasta allí era “el bueno”, al ser caracterizado por nuestro connacional Juan Minujin se transforma en no muy bueno. Pero… la mirada misericordiosa de McCarten le permite a Bergoglio redimirse y cambiar. Entonces comienza a recorrer las villas para hacer “la tarea que le negó a Yorio y Jalics, y cada avance que lograba era como una pequeña penitencia”. Con ojos llenos de lagrimas Bergoglio le dice a Benedicto “se da cuenta? , por todo esto yo no puedo ser Papa...”. Entonces Mc Carten y Meirelles se meten dentro de la piel de Benedicto (que hasta allí no se mostraba muy bueno) quien se para y dice: “si me permite hijo mio, Vd debe creer en la misericordia que predica” y realizando la señal de la cruz sobre Bergoglio repite: “Ego te absolvo in nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti” . Por suerte Meirelles nos devuelve nuestra tranquilidad de espectador, y Bergoglio deja atrás ese pasado de “medio malo” y vuelve a ser “el bueno” que le hace falta a toda película para que termine bien. Luego Bergoglio absuelve a Benedicto de algunos pecados relativos a la protección del pederasta Marcial Maciel, y hasta intenta enseñarle algunos pasos de tango. Bergoglio es elegido Papa, rechaza usar los zapatos rojos y la capa del mismo tono y todos aplaudimos este final feliz.

Jorge Bergoglio durante la dictadura salvó mucho más gente que algunos de los que lo critican

En mi libro Salvados por Francisco documenté veinticinco casos, de personas a las que Bergoglio protegió, escondió y/o ayudó a salir del país, poniendo en riesgo su propia vida.

Si de algo se le puede acusar es de haber sido poco prudente y actuar con exceso de temeridad poniéndose en riesgo él y a las personas que lo rodeaban. Uno de esos casos de temeridad e imprudencia, es el del joven con el cual tenía cierto parecido físico, a quien lo viste de sacerdote y le da su DNI para que cruce a Brasil, con el nombre de Jorge Bergoglio.

Alfredo Somoza -residente en Milan- recuerda: “Bergoglio me ayudó en 1978 a llegar a Brasil, donde me esperaban los jesuitas que me protegieron hasta que pude embarcarme hacia Europa; no fui el unico pasajero que huyó en aquel viaje. Por muchos años, los que vivimos esa experiencia decidimos mantenernos en silencio. Fue un pacto que no hubo necesidad de firmar. Nos fue imposible seguir callando ese secreto cuando, apenas elegido Papa, algunos medios deslizaron la hipótesis de que Francisco había sido un colaborador de la dictadura.” Acompaño esta nota con el video-testimonio de Gonzalo Mosca (Ver https://youtu.be/k94my3qBGRU) quien formaba parte del Grupo de Acción Unificadora (GAU), un grupo de izquierda uruguayo.

A fines de 1977 un vínculo casual con Montoneros convirtió al GAU en objetivo de la represión en las dos orillas. Gonzalo sin saberlo se refugió Buenos Aires donde fueron a buscarlo y quien le salvó la vida fue Jorge Bergoglio. Del relato de Gonzalo se desprende el conocimiento y experiencia que Jorge Bergoglio había logrado en materia de proteger y organizar fugas; el joven sacerdote actuaba con todas las normas de seguridad, que utilizaban los militantes de las organizaciones revolucionarias, lo que indica que no era la primera vez que organizaba un plan de fuga.

Nunca sabremos la cantidad exacta de quienes ayudó. Porque su actitud ha sido y es “si aquellos a quienes ayudé no lo dicen, yo no voy a revelar nada”. Entonces la búsqueda de testimonios se hace casi imposible, porque muchos están dispersos por el mundo, otros han fallecido y otros prefieren olvidar esa etapa de su vida.

Algunas inexactitudes del guión

La película tiene algunas inexactitudes hechas de ex-profeso para darle forma al relato y otras que pueden deberse a falta de información y/o desconocimiento del contexto histórico.

La primera es que muestran a Bergoglio como provincial de los jesuitas de 1976 a 1983, inicio y fin de la dictadura. Lo real es que Bergoglio fue provincial de julio de 1973 hasta diciembre de 1979. Luego cumplirá otras funciones y recién en 1990 es trasladado a Córdoba en una suerte de exilio interno. Respecto a la escena que muestran a un Bergoglio (Minujin) con cara de “pollito mojado” presentado a Massera por un oficial que sugiere “este es de los nuestros”.

No existe ninguna evidencia de ese tipo de reunión y trato. La vez que fue a ver a Massera fue para reclamarle por la libertad de Yorio y Jalics que estaban secuestrados. O sea en un contexto y tono completamente diferente. Tampoco hay constancia de que Bergoglio “hizo desaparecer los libros marxistas de las bibliotecas jesuitas”. Frase que lo pone en el lugar de un censor ideológico. Por cierto que no compartía el pensamiento marxista, pero las bibliotecas jesuitas tenían y tienen literatura de todos los orígenes.

Sí fue un hecho muy común -en aquellos años - que militantes y/o intelectuales hicieran desaparecer libros y otros papeles que pudieran resultar sospechosos ante la posibilidad de un allanamiento por fuerzas militares. Ese fue el caso de Esther Balestrino de Careaga que llamó a Jorge Bergoglio con una excusa “y al llegar a la casa me enteré del verdadero motivo : su hija Ana María había sido secuestrada y quería que me llevase unos libros y otros materiales y los escondiera, porque ella temía que los militares allanaran la casa y se la llevaran también detenida".

Ana María fue liberada y puesta a salvo en Suecia por Esther, quien regresó al país. El 8 de diciembre de 1977 fue secuestrada junto a otras madres a la salida de la Iglesia de Santa Cruz. La escena de la película en la cual Bergoglio está sacando los libros de la casa de Esther, lo muestra casi como un cómplice de los marinos al decirle “te estan vigilando”, señalarle la foto de Astiz e indicarle que es un marino infiltrado. Lo real es que, quien lo llama para que le esconda los libros es su amiga Esther. Y tampoco es verosímil , que Bergoglio supiera quien era Astiz; de haber sido así, Esther y el grupo de madres habrían estado prevenidas de su accionar.

La Comunidad barrio Rivadavia de Yorio y Jalics

En el clima contestatario de los años setenta, algunos jesuitas salieron de los monasterios y crearon pequeñas comunidades; convivían en una casa seminaristas y profesores como un experimento de vida no jerárquica .El resultado fue que gran parte de sus integrantes retornaron a su estado laical.

En 1974, llegó la orden del General Pedro Arrupe de cesar todas las comunidades. De las ocho existentes la más reacia al cierre fue la de Yorio y Jalics, quienes elevaron una apelación a Roma . La resolución ratificando el cierre llegó, recién en febrero de 1976, un mes antes del golpe de estado. Una demora burocrática terminó en una coincidencia de fechas. Los sacerdotes optaron por irse de la Compañia. Al quedar fuera de la Compañia, el cardenal Aramburu les quitó la facultad de oficiar misa. Pero Jorge Bergoglio intercedió y se la repuso.

Lo que no muestra la película, es que las desinteligencias de Yorio y Jalics con el provincial Bergoglio venían desde mucho antes del golpe de estado. Desinteligencias seguramente agudizadas por la circunstancia de que Bergoglio era un jovencito de 36 años, de quien ellos habían sido profesores, y de golpe se había convertido en el jefe que les imponía una orden con la que no estaban de acuerdo. Como veremos a continuación, las verdaderas causas de su secuestro fueron otras.

La represión del grupo Cristianos para la Liberación

La represión clandestina de la dictadura militar, estuvo dirigida principalmente contra las organizaciones armadas ERP y Montoneros. El método consistía en: captura-tortura-información-nueva captura. Comenzaban secuestrando a los militantes de los llamados frentes de superficie UES, JUP, JP, JTP, etc., que eran la parte política de las organizaciones, la mayoría de ellos sin ninguna militancia armada, pero que tenían un responsable o jefe cuya captura permitía llegar a cuadros de mayor nivel. En 1975 Montoneros creó un nuevo frente de trabajo para los sectores de iglesia, Cristianos para la Liberación.

En la Parroquia Santa María Madre del Pueblo, del Bajo Flores, Yorio y Jalics trabajaban con un grupo de catequistas que pertenecían a Cristianos para la Liberacion. El 14 de mayo de 1976 fueron secuestrados siete jóvenes catequistas, entre ellos la ex-monja Monica Quinteiro quien sería la responsable de mayor nivel dentro del grupo. Diez días después son secuestrados los padres Yorio y Jalics. Primero fueron llevados a la ESMA y luego a una quinta de la marina. Luego de mantenerlos en una suerte de limbo, fueron liberados el 23 de octubre. Los siete catequistas de la parroquia Santa Maria, fueron torturados y luego asesinados. En el lapso de marzo a octubre fueron secuestrados aproximadamente cuarenta militantes de Cristianos para la Liberacion, los dos únicos rescatados con vida fueron los jesuitas Yorio y Jalics.

El 20 de marzo del 2013 el padre Francisco Jalics declaró: “Orlando Yorio y yo fuimos detenidos debido a una catequista, quien primero trabajó con nosotros y más tarde se unió a la guerrilla.Nada tuvo que ver el padre Bergoglio.” Jorge Bergoglio, vía las autoridades de la Iglesia, llegó a hablar dos veces con Massera, la segunda en términos muy fuertes y dos veces con Videla.

En el caso de Videla, se enteró que el dictador estaba en Campo de Mayo entonces “hizo enfermar” al sacerdote que iba a dar misa, para ir el, y reclamarle por Yorio y Jalics. Finalmente ambos jesuitas fueron liberados.

Queda claro que en el secuestro de ambos jesuitas nada tuvieron que ver los conflictos y las diferencias de opinión que mantenían con su provincial. Lamentablemente cayeron dentro de un engranaje represivo que no reparaba en costos para obtener información. No les interesaba si podían dar misa o no. La ESMA quería capturar y asesinar al núcleo de Montoneros. Y si para agarrar un jefe tenían que matar treinta, lo hacían. En el caso del grupo Cristianos para la Liberación, la mayoría eran jóvenes que nunca habían tocado un arma, sin embargo la enorme mayoría fueron torturados, asesinados y sus cuerpos desaparecidos.

A esto, la película no lo deja en claro. Y carga sobre Jorge Bergoglio una suerte de pecado que nunca cometió y cuya absolución era y es absolutamente innecesaria.

(*) Autor de Salvados por Francisco y La Lealtad-Los montoneros que se quedaron con Perón.

Juan Carlos Scannones (SJ) fue maestro del Papa Francisco

" Les pido que sean constructores del mundo, que se metan en el trabajo por un mundo mejor. Vuestras universidades, vuestras empresas, vuestras organizaciones son canteras de esperanza para construir otras formas de entender la economía y el progreso, para combatir la cultura del descarte, para dar voz a los que no la tienen, para proponer nuevos estilos de vida"

"Necesitamos un pacto educativo global que nos eduque en solidaridad universal, en un nuevo humanismo "

Educar para el cambio

"El Papa de todos". Documental.

Recorrido por la historia del padre Jorge arzobispo de Buenos Aires hasta convertirse en Francisco