Producción limpia, generación de trabajo, inclusión social y derechos humanos. Parte II

Viene de página Ambiente

6  Institucional

Lineamiento estratégico Jerarquizar definitivamente el organismo ambiental nacional en orden a la importancia que tiene para el cumplimiento del Lineamiento Estratégico Marco, en sus capacidades de acción política, jurídica y técnica.  Y consecuentemente, incrementando la proporción de su asignación presupuestaria. Recuperando competencias perdidas y estabilizando al conjunto de sus trabajadores.

Aportes de las reuniones sectoriales La administración, gestión y fiscalización ambiental debe estar exclusivamente en manos del Estado. Recuperar injerencia y competencia en áreas de gestión sensibles como minería, agroindustria, pesca, parques nacionales. Potenciar la fiscalización y el poder de policía de las autoridades de aplicación en todas las escalas de gobierno. Convertir la Estrategia Nacional de Educación Ambiental en una política federal de amplio consenso sectorial. Impulsar el perfeccionamiento y la consolidación de un marco legal que fundamente y sustente la transformación de la gestión que se propone. Completar el cuadro de leyes faltantes: Ley de envases, ley de responsabilidad asociada del productor, ley de regulación del uso de agrotóxicos, ley de riesgos mayores, ley de gestión de sitios contaminados, entre otras. Establecer por ley que los organismos de ciencia y tecnología y las universidades sean consultores primarios en materia ambiental. Ordenar las normativas y parámetros mínimos de calidad de agua, aire y suelo a escala federal. Disponer todos los recursos necesarios para cumplir y hacer cumplir el marco legal vigente, asumiendo que el mismo es la base normativa mínima necesaria para avanzar. Promover esquemas institucionalizados de consulta entre la autoridad de aplicación y los sectores productivos y sociales.

7. Educación, formación profesional y concientización ciudadana.

Desarrollar una política articulada en materia de Educación Ambiental tendiente a: Promover con políticas activas y sectorializadas, y legislación, una Nueva Cultura del Agua. Instrumentar estrategias tendientes a descontruir la idea/prejuicio de que proteger el ambiente supone un desincentivo económico. Difundir, formar y capacitar sobre el aprovechamiento sustentable de los bienes naturales comunes y su protección. Difundir, formar y capacitar en el desplazamiento de prácticas productivas y hábitos de vida contrarios a la sustentabilidad. Garantizar que estos cambios de enfoque se reflejen en forma explícita en los contenidos educativos y en la articulación entre la educación y trabajo. Influenciar los modelos productivos con la educación para la sustentabilidad. Transformar los contenidos y prácticas institucionales tendiendo a reconceptuar la relación del saber, el trabajo y la producción a favor de la reproducción de la vida y contra la valoración del consumo, la competencia y la salvación individual.